Adiós, Chueca

Ya he acabado la lectura de Adiós, Chueca de Shangay Lily. Para mi ha supuesto un adiós a Shangay cuando he cerrado el libro, obra póstuma tras su fallecimiento, y un nunca te olvidaré, ni a ti ni a tus valores.

A lo largo de este libro he podido acercarme y conocer más a Shangay Lily, una persona ya de por sí admirada por mí.

s1ewnohx

_dhufyzc

hdv9fk7e

Shangay Lily, no voy a nombrar su nombre de esclavo, como el mismo decía, nació en Málaga 1 de marzo, falleció recientemente en Madrid a 11 de abril. Se define como feminista, ateo, escritor, artista y activista, o como el mismo indica, “ARTIVISTA”. Primer drag queen español y creador del Shangay Tea Dance y la revista Shangay Express.

En “Adiós, Chueca” Shangay Lily nos hace un recorrido, en ocasiones de forma personal a través de sus experiencias, por el mundo de lo gay desde los últimos años del franquismo hasta nuestros días. Nos habla de los 80, la movida, personajes famosos, la noche y Madrid. Nos habla de retretes, parques y saunas donde tener encuentros fugaces con amantes que no duraban más de media hora.

Pero los 90 empiezan con la apropiación de la cultura gay por el mundo capitalista. Comienza el gaypitalismo. Nace Chueca. Nacen los primeros locales y un doble mensaje :” ya no nos ocultamos porque no hay nada que ocultar.”

Shangay Lily tiene claro a lo largo de toda su vida que el sentido de comunidad es básico para la lucha y el avance. Y un factor fundamental para ese sentimiento de comunidad entre los homosexuales fue el sida que reinaba en los 80. Fue el mejor entrenamiento para el activismo, asociacionismo, comunidad y visibilidad. El sida afectaba y afecta a toda la sociedad. La comunidad gay fue un ejemplo de solidaridad y activismo en la lucha contra el sida.

s1ewnohx

También Shangay Lily nos habla de las primeras marchas del Orgullo, en concreto la Marcha del Ogullo Gay en Barcelona el 28 de junio de 1977, al año siguiente Madrid tendría su primer celebración del Orgullo, era 1978. Pero Shangay denuncia como hoy en día muchos de los que acuden al Orgullo ni siquiera conocen la razón por la que es 28 de junio y no otro día. Y es que el Orgullo recuerda las Revueltas de Stonewall en New York. Hoy por hoy el Orgullo, según Shangay, es una fiesta, una verbena, una distorsión de lo que un día fue; tan sólo un uso de la marca gay por la maquinaria gaypitalista monopolizada por unos pocos para vendernos publicidad; esa publicidad donde nos dicen cómo ser gay, que vestir, que decir, porque sí señor, según algunos de estos que han negociado con la marca gay, ser gay se puede comprar. Se pasa de la manifestación a la verbena y dónde queda el activismo, es lo que yo me pregunto.

_dhufyzc

Culaquier vestigio de esa Chueca, de esas primeras marchas del Orgullo, o del activismo se vio empañadado por el negocio de la marca gay como maquinaria imparable. Y eso convirtió a la comunidad y eternos creadores de tendencias que ellos mismos consumían para seguir en la onda de la marca gay.

Todo un gran análisis del mundo político, famosos, Chueca, y el mundo capitalista, bienllamado en este caso gaypytalismo.

Leer este libro es leer historia, de nuestro país, de los avances, de la economía, y de como el activismo y el sentido de comunidad son capaces de cambiar las cosas.

Habermas ” Nada aterroriza más al poder que el individualismo. Porque lo individualista no es predecible y por lo tanto no es controlable.”

#ShangayLilyAhoraYSiempre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *