A veces

Nunca pensé que te pudiera echar de menos así, ni que te extrañara así, y menos ella, ella… y yo? Ella, esa que nunca se iba a enamorar, esa que dejaba el corazón en la mesilla cuando iba follar.

!Qué la morena se enamora!- dicen, si nadie se lo habría creído. Si nadie se lo cree, y ¡la morena se ha enamorado!

Joder, cómo duele.- dice la morena cuando el tipo no la habla.

Mierda puta, dónde está? – dice la morena cuando el tipo no contesta.

Y ella tan morena y compuesta, tan bella y seductora, tan veneno y alivio, llora su almohada un domingo cualquiera porque está acompañada pero no del hombre que que ella quisiera.

Y ella tan morena y tan compuesta, sale, ríe y blasfema un domingo cualquiera, porque ha follado y se ha corrido pero no con el hombre que ella quisiera.

Y ella tan morena y tan compuesta, es mi amiga, su amiga y la nuestra, y a veces me habla cuando yo estoy en la cama con el hombre que ella quisiera.

Y a veces la vida, y a veces el karma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *