No Dejes de Sonreír

Tú, sencillamente tan bonito que no sé decir con palabras cómo eres.
Yo, no sé, quizá la puta de las letras, de tus sábanas, tan de todos y de nadie, o puede, que ya tan tuya.

Tú, quien deja cada mañana escritas notas en mi desayuno con la única intención de sacarme una sonrisa.
Yo, la que sonrío como una tonta cuando desenvuelvo ese pequeño trozo de chocolate mañana y leo tu mensaje.

Tú, ese chico tan tímido capaz de sacarme los colores.
Yo, esa irreverente que si saber cómo, se ruboriza con tus caricias.

Tú, ese eterno niño bueno, con ganas de comerse el mundo, y sonrisa permanente.
Yo, la desdeñada que escribe mientras fuma, bebe cerveza leyendo a Bukowski y nunca tiene nada claro.

Tú, el que me hace el amor follando, me abraza, me mima, me susurra y consigue de mí la parte más tierna.
Yo, la que te mira a los ojos cuando te come la polla y consigue sacar de ti tu lado más salvaje.

Tú, el que sueñas despierto y me regalas besos.
Yo, la que me dejo llevar y sueño contigo.

Tú, el que me acaricia observando todas mis reacciones.
Yo, la que me estremezco con tus manos mientras te pido que nunca te vayas de mi lado.

Tú, tan tú y yo más yo contigo, porque tú eres quien me inspira y yo quien te suspiro.

No dejes de sonreír.

Un comentario sobre “No Dejes de Sonreír

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *